jueves, 22 de mayo de 2008

ALIA

Ahmed y Alia se casaron en El Cairo hace varios años. No se conocían pero su matrimonio estaba pactado desde su nacimiento y en esta ocasión hubo suerte; Congeniaron a la perfección y al poco tiempo de la boda, se habían enamorado…o eso parecía.

A los dos años de la boda, debido a la crisis económica que asolaba Egipto, Ahmed decidió emigrar a Madrid, esperando mejorar economicamente. Alia, se negó a permanecer en El Cairo con su suegra y sus cuñados, a la espera de la vuelta de Ahmed, así que consiguió convencerlo para que la dejara acompañarlo, estarían juntos y podrían intentar tener un bebé, el deseo más querido de su marido. Secretamente, Alia deseaba salir de la orbita axfisiante de su familia política, pensaba que si en Egipto era feliz con Ahmed, en España, las cosas mejorarían lejos de su suegra, y así, emprendieron el viaje a su nueva vida.

Al poco tiempo de llegar, Ahmed encontró un trabajo y Alia se quedó embarazada, la vida les sonreía y todo iba viento en popa. Pero la alegría inicial de la pareja, por la llegada del primogénito se transformó en miedo, cuando en una de las revisiones a las que Alia acudía con regularidad ,aconsejada por unas amigas españolas, se le detectó la llegada de un bebé sano y fuerte, pero…..Niña.

Ahmed montó en colera cuando se enteró porque deseaba que su primogénito fuera un Niño que llevara el nombre de su padre, y durante el resto del embarazo, Alia se dedicó a proteger su vientre cada vez mas hinchado, de las patadas y empujones que Ahmed le propinaba…y lo que comenzó siendo amor se convirtió en odio…Alia deseaba que su niña creciera en España, fuera bilingüe, conociera su cultura paterna y tambien la española, respetara su familia y al mismo tiempo fuera libre para decidir sobre su vida, pero Ahmed pensaba que en España, las mujeres son libertinas y descaradas, y de ninguna manera permitiría que su hija se criara así, y empezó a pensar en volver.

Alia se negaba, de ninguna de las maneras, a regresar a Egipto, y aguantó como pudo hasta dar a luz a una niña sana, Amina.

Con el paso de los años, Ahmed seguía pensando en volver a su país y decidió marcharse con la niña cuando esta tenía dos años, mientras , Alia sopesaba la idea de volver a vivir como no quería o de quedarse sin su hija, ya que el padre estaba decidido a regresar y no iba a dejar a su pequeña aqui con la madre.

Finalmente, los tres regresaron a Egipto a vivir con la madre y los hermanos de Ahmed. A Alia, le costó volver a su país, se había adaptado demasiado bien a las costumbres españolas, pero Ahmed volvió a su tradición encantado y dejó a la pequeña Amina a cargo de su madre, que a partir de aquel momento se encargaría de su educación.

Alia lo intentó con todas sus fuerzas, verse relegada a un segundo plano, rendir cuentas de todo lo hecho en el día, no sólo a su marido, si no a sus cuñados y a su suegra, aceptar la tradición, etc....lo intentó, pero había visto que se podía vivir de otra manera, ser libre, vestir a su manera y estudiar, lo que más deseaba....lo intentó pero no lo consiguió, necesitaba volver y estaba claro que con Ahmed no sería posible, se lo planteó, pero no la escuchó, ni tampoco quiso hablar de dejarla ir sola con su niña, si quería irse, la única opción que Ahmed le daba era que ella se marchase, sola.

Pasó el tiempo, y nada cambió, hasta que un día Ahmed dijo que se marcharían, que regresarían a España, Alia estaba loca de contenta y preparó todo para el viaje....pero en el último momento, Ahmed le dijo que la niña no podía viajar porque había perdido sus papeles, no tenía pasaporte y no la dejarían salir, propuso que Alia se marchara y desde España, reclamara a Amina, y arreglara nuevos papeles, Alia aceptó y salió de Egipto sola.

A las dos semanas, recibió una llamada alarmada de su marido, Amina tenía fiebre y no respiraba bien, debía volver a Egipto. Cuando llegó a El Cairo, toda su familia política la esperaba enlutada en el aeropuerto, Amina había muerto el día anterior y ya había sido enterrada. Alia no pudo despedirse de su niña y creyó enloquecer, cuando la llevaron a ver su pequeña tumba.

Pasado el tiempo y a pesar de su dolor, quiso volver a España, ya no le quedaba nada en Egipto, no quería sentir las miradas de compasión de su familia y Ahmed parecía rehuirla desde su regreso. Estaba decidido, volvería a Madrid.

A su vuelta, visitó la embajada para terminar con el papeleo y al presentar los certificados de defunción de la pequeña, le informaron de que eran absolutamente falsos. Su cabeza daba vueltas, su pequeña Amina estaba viva.

Volvió a El Cairo y exigió hablar a solas con Ahmed, le preguntó directamente por su niña y tranquilamente, él le dijo que si quería volver a verla, debía ser una buena esposa, regresar con él y vivir con su familia, Alia, chilló y pataleó y eso sólo le sirvió para que Ahmed se riera de ella.
No pudo saber nada de la niña, sólo que vivía en alguna parte de El Cairo. Fué a la policia, pero no le hicieron caso, su marido no la acompañaba....

Alia pensó que la mejor manera de encontrar a Amina, era volver a España y desde aqui, comenzar su batalla para volver a verla....y en eso sigue....

Esta historia la escuché en la radio hace unos días, es absolutamente verídica, y sólo espero que esa pobre niña pueda volver a ver a su madre.

Salud

10 que no se callan:

Betty Boop dijo...

Me da asco que estas cosas pasen en la vida real, porque esa cultura desprecia tanto a las mujeres? porqué son tan obtusos? porqué hacen daño incluso a los niños por cuestiones que al fin y al cabo son estupideces? a mi esto no me entra en la cabeza de verdad, y lo peor es que me ponen de mala leche.
Un beso Eris, y que tengas buen finde.

Eris dijo...

Hola Betty,

pues si, yo me quedé petrificada con la historia, y aunque no es divertida ni alegre, pensé que habia que reflejarla por si debido al horario, no la escuchó demasiada gente...Era desgarrador oir a la madre decir que no sabia si su hija querría verla pasado el tiempo.
Me parece que todas las culturas son ricas y variadas y merecen un respeto, pero saber que alguien te menosprecia sólo por ser mujer o que te considera una libertina por enseñar un brazo, me parece ser un mezquino y un obtuso como tu dices...y ya que el padre, en el momento de decirle que el bebé era una niña, perdiera toda la ilusión ipso facto, me parece de ser mala persona....
Yo sigo de mala leche desde que lo oí, por si te sirve de algo.
Muy buen fin de semana para ti también
Besos

Ellyllon dijo...

Que mala hostia se me ha puesto!!!
Si ya la traía, esto me ha rematao!

Pero cómo se puede ser así?
Qué actitud más aberrante para la humanidad el que religiones y culturas tan ricas como tu dices Eris, sigan permitiendo que ocurran este tipo de cosas.

Pobre mujer, que desde las patadas de su marido en su vientre, ha pasado hasta por el luto de sobrevivir a un hijo siendo mentira.
Espero con todo mi corazón de que encuentre a su hija y que las dos puedan vivir en libertad, social y moral.

Besazos tesoro!
Elly

Pd.- Por cierto, me hice un lío con los nombres de la madre y la hija porque los alternabas sin darte cuenta!!! jajajajajaajajaj

Ricard dijo...

Supongo que nosotros no les entendemos a ellos y ellos tampoco a nosotros. Es un problema absolutamente cultural, no creo que tenga que ver con el individuo o la circunstancia. Ellos no creen estar haciendo algo erroneo porque les han educado así. Nosotros creemos que es erroneo... porque nos han educado así. Siempre que hay un problema de esta índole intento meterme en la piel del contrario (por mucho que me repugne) e intento entender porque suceden las cosas. No le justifico, ni a el ni a su entorno ni tampoco la pasividad de las autoridades. Simplemente intento comprenderlo... es la mejor manera de encontrar una solución y sobretodo de entender que nosotros podemos parecerles tan diferentes como ellos nos parecen a nosotros.

Interesante blog.

Un saludo
R.

Eris dijo...

Hola Elly,

es verdad, alterné en un momento, los nombres, menos mal que escribo para listos y lo habeís entendido...ya está arreglao!!

la verdad es que me dió tanta pena oirla, que casi lloro, como me iba alargando en el relato, me comí varias cosas, como que ella, la madre, cuando llega y le dan la noticia de la muerte de su bebé, le dicen que ya está enterrada, que lo hicieron por la noche, y en ese momento ella no se da cuenta, pero luego contó que nadie entierra por la noche y mucho menos los musulmanes, y que cuando pidió ir a ver la tumba, le dieron largas varios días y que al final la llevaron y que ella se arrodilló y escarbó en la tierra para ver a la niña y el marido la retiró, diciendo que estaba loca....y que su suegra en todo momento la trataba de desequilibrada....

En fin guapa, un beso...mala leche por que????

Eris dijo...

Hola Ricard, bienvenido a tu casa, pasa cuando quieras!

Al oir la historia, no me pude poner en la piel del padre, entiendo que un hombre tiene todo el derecho a ver sus hijos crecer y a disfrutar de ellos aunque no viva con la madre, pero montar toda esa mentira, sólo para que la niña no sea una libertina, es un esperpento...educala bien, en el respeto a sus mayores, y dale conocimientos y la niña no te tiene que salir una loca de la vida, otra cosa es que quieras que se convierta en lo que es tu santa madre,( la suegra) que por lo visto es una señora de cuidado....para mi el gran problema de esa religión es que han relegado a las mujeres a ser un vientre y ellas están en ese sitio y no se atreven a contradecir a nadie...si hay que cambiar algo, lo primero son las mentalidades de muchas mujeres musulmanas, que se consideran inferiores a sus hombres....
uyyy, me salió la vena feminista, pero es que hay cosas que me sublevan.
Gracias por tu comentario!!!

jimmy dijo...

estoy con ricard, y cada vez nos entendemos menos....creo que la fuerza de las culturas dañan el verdadero sentimiento que nos lleva a la felicidad. AMAR....DA AMOR TOMA AMOR....
salud Eris.....buen fin de semana

Mys dijo...

Yo leí este suceso y de verdad, no me extraña nada de ciertas culturas.

Ayer precisamente tuve una discusión con Ahmed, el marido de mi prima. Discutímos pq dijo que yo en su país era una mujer marcada y claro, Mys no se calló.

En fin, que no puedo, me pongo negra!!!

MUACK

Eris dijo...

hola Mys,

una mujer marcada??? más marcan ellos a algunas de sus mujeres que encima no se quejan, aqui la que más y la que menos ha vivido y tiene un pasado, asi que la mancha de las "marcadas" se extiende peligrosamente....en fin....yo lo intento, pero se me hace cuesta arriba oir ciertas cosas.

Un beso, como va todo como Dña Almo???

Cruela dijo...

Lo de ser musulmana no nos engañemos es muy puñetero.... y lo peor es que es una interpretación errónea de su libros sagrados, según he oído decir no hay nada en el Corán acerca de los obligaciones que se les impone a las mujeres... claro cómo lo interpretaron los hombres siempre tiran a su favor, lo del niño varón también fue sagrada en nuestros países hasta hace poco e incluso ahora hay hombres que siempre quieren que el primogenito sea un chico
Mucha falta de cultura es lo que hay....
Besos

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerLa Cueva de Eris by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License