domingo, 6 de julio de 2008

LA PRINCESA DE ÉBOLI

He tenido un percance en el ojo derecho. Desde hace unos días me llora constantemente y lo tengo enrojecido, asi que en días de descanso me lo tapo para que se relaje y esté un poco mejor para afrontar la semana de ordenador. Ocho horas diarias, aún sin jornada intensiva, hasta final de mes, porque por lo visto con 40º a las cuatro de la tarde, se puede ir a trabajar y sobre todo rendir muchisimo, eso... si se consiguen mantener los dos ojos abiertos y el cerebro despierto a esas horas y con ese calor.

El caso es que al mirarme al espejo, hoy me he visto parecido a la Princesa de Éboli, Ana de Mendoza, bisnieta del todopoderoso Cardenal Cisneros, aquella mujer del siglo XVI, tuerta desde que siendo una niña, en una práctica de esgrima, perdió un ojo, y llevó toda su vida un parche que conjuntaba con sus vestidos, como si fuera un pirata; aquella mujer de carácter muy especial, que primero fué protegida del príncipe Felipe. La casaron a los doce años con un amigo portugués de Felipe, mucho mayor que ella, tuvo diez hijos, de los que sobrevivieron seis, se quedó viuda, y tuvo un lío con el influyente Antonio Pérez, el secretario de Felipe II, más que por amor o pasión , por aburrimiento y por adquirir más poder e influencias, aquella mujer que casi acaba con el imperio del rey más importante del momento, por tratar con los holandeses, aquella mujer que acabó su vida, encerrada en su palacio, perdida la tutela de sus hijos, privada de sus bienes, sin poder salir, ni ver a sus conocidos, perdonada su vida por parte del rey, después de la alta traición, aquella mujer que hasta el final de su vida, escribía cartas al rey, llamándolo "mi querido primo",mientras que Felipe, que contestaba a sus cartas no se sabe por qué, jamás volvió a nombrarla en público, y se refería a ella como "la hembra", pero que a pesar de lo cruel que era con ella, se mostraba solícito con sus hijos, y los tuteló hasta su mayoría de edad.

Pues eso, que estos días, me parezco a ella, pero sólo en el parche, no conozco al rey, no me he liado con su secretario( Dios me libre!), gracias a Dios tampoco conozco a Peñafiel, sólo me faltaba, y cada vez que pienso en Ana de Mendoza, durante este Verano de calor Infernal, me viene a la cabeza por qué estoy tan contenta de vivir en este siglo, que para mi, salvo olorosas excepciones, es el siglo de los avances de la higiene, ni de la comunicacion y de la globalización, .....de la higiene....pensar en la Princesa de Eboli, encerrada en su palacio, con esos vestidos, esas sayas, esa gola en el cuello......y esa poca afición al agua que tenían todos..., pero ese será el tema de otra entrada.

Si queréis tener más datos de esta mujer interesante, podéis consultar el libro "La Princesa de Éboli" de Almudena de Arteaga, que es cortito y se hace fácil de leer en estas tardes de Verano, o ver la peli "La Conjura de El Escorial", en la que se narra la trama para asesinar al secretario de D. Juan de Austria, hermanastro de Felipe II, que fué lo que llevó a Ana hasta su encierro vitalicio y a punto estuvo de arrastrar al propio Rey. El papel de la Princesa lo hizo Julia Ormond y aunque la pelicula es española, el reparto es internacional y bastante interesante.

Salud y mejor Verano

4 que no se callan:

Ellyllon dijo...

Niña, y luego creo yo que tó me pasa a mí, seré egocéntrica! Mientras tu vas de pirata del caribe...ainnnssss! jejejejeejejejej

Muy interesante el post de hoy (bueno, como todos y que no suene a peloteo...).
Desde luego no tienen nada que envidiarle los cortesanos de aquella época a los famosillos de hoy en día. Más bien al contrario. la Ana de éboli ésta se hace un tour por dónde estás macarrón y demás programas del estilo y se forra!
Eso sí, un poco crueles era esta gente encerrando vitaliciamente a quien le estorbaba...eh?

Un besazo y espero que te recuperes pronto!!! jajajajaja
Elly

Eris dijo...

No hija, yo aqui en plan bucanero que se lleva mucho, pero ya está mejor, hoy ya para ir a trabajar, no me lo he puesto.

Uyyyy si Ana pudiera hablar, la Historia hubiera sido otra....probablemente,el Rey Felipe II no hubiera sido recordado por El Escorial, la Armada Invencible y vestir de negro como una cucaracha....pero las cosas son lo que son y ella no era Ana Obregón y pasta tenia un rato, pero pa lo que le sirvió...no se la pudo gastar!

Un beso

Mys dijo...

Erisssssssssssss chikilla, cuidaito con los percances por dió!!!

Me ha gustado el post, buscaré el libro.

Yo entro a las 4 y media a la ofi y llego a la ofiina como un helao derritio....no es normal, encima no puedo llamar a nadie pq tol mundo de intensiva, en la playa o durmiendo la siesta.

Un gran muack guapa

Eris dijo...

Hola Mysssss, ya te vale tanto tiempo desaparecida, ya estaba pensando que habias encontrado sustituto a bloguilandia, me alegro de tu vuelta....lo de la jornada intensiva es de nota, no se qué quieren los jefes, no creo q rindamos más por estar más horas, pero en fin, no nos queda otra que apechugar y aguantar este calor

Un beso

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerLa Cueva de Eris by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License