miércoles, 6 de febrero de 2008

LA PELUQUERIA

En el barrio donde vivo, que es el barrio donde mis abuelos se trasladaron cuando aún estaba en construcción( el barrio, no mis abuelos), se estila básicamente el comercio de tipo tradicional, es decir, un par de bares que están siempre hasta arriba y que se anuncian con “amplia terraza” y resulta que la terraza es la acera y tienes que ir esquivando a la gente que se está tomando su caña si quieres pasar, y una merceria muy pequeña con el dependiente más idiota que os podáis imaginar que tiene otro trabajo y usa la tienda para distraerse porque dinero, lo que se dice dinero no da.
Que yo recuerde, he debido de entrar allí tres o cuatro veces a lo largo de mi vida, la ultima hará algunos años ya, cuando nos vimos en la necesidad de comprar una bovina de hilo rojo normal y corriente, recalco lo de normal y corriente porque cuando me pidió los 3.50 € que me pidió, casi me da la risa floja, 3.50 €??? Acaso yo pensaba en hilo rojo y he pedido hilo de oro para bordar el manto de la Virgen de Fátima???, total que salí indignada de allí y con 4 € menos, jurando no volver a pisarla, cosa que de momento, he cumplido.

También hay una librería, en la que cualquier cosa está mas cara del precio que tendría en otra tienda, por lo menos 2 €, y a la que he ido únicamente porque no he tenido más remedio, para hacer una fotocopia de mi DNI por las dos caras…..y en fin, eso fue una odisea….”por las dos caras???” Me dijo el dependiente, con cara de pena, “Si, por delante y por detrás, necesito que se vean las dos en la misma cara del folio”…..”uufff., (resoplido vacuno del librero) no sé si la maquina lo hará”….y yo pensando, “cómo no lo va a hacer…es de la época de Gutenberg???” Y el tipo….”o no lo hace o yo no sé hacerlo”….y yo pensando…pues va a ser eso, al final pague 1.05 € por una fotocopia que me hice yo misma de mi misma.

Luego hay una confitería, una panadería, una plaza de abastos que provoca que aparque con dificultad de lunes a viernes y que el sábado por la mañana sea imposible, no hay segundas filas, en algunas zonas, hay hasta cuarta fila, que parece que estemos esperando que pase una procesión.

Y con esto de la globalidad, ahora han abierto dos comercios nuevos, una tienda de todo un poco, como aquellas antiguas tiendas de ultramarinos que había hace 20 años y que salen en Cuéntame con la originalidad de que esta regentada por dos chicas rusas, rubias y muy altas que no hablan ni papa de español. Antes de Navidad y en una urgencia entré a esta nueva tienda que no tiene nombre, buscando un bote de mermelada y me miraron como si fuera una extraterrestre, las saludé y pregunte por mi mermelada de albaricoque, me miraron fijamente, se miraron entre si, volvieron a mirarme y a la más alta se le encendió una bombilla y me dijo; Mermeladaaaaaaaaaa! Siii, y me llevó hasta una estantería metálica pegada a una cristalera a la que probablemente le estaba dando el Sol desde primera hora de la mañana, y me dió un bote de algo que no sé bien que era, quiero pensar que mermelada, la etiqueta estaba en ruso o algún idioma similar, pero de albaricoque tenía poco, a no ser que el albaricoque en Rusia sea de color marrón oscuro, sonreí, devolví el bote, que estaba hirviendo, a su lugar e hice mutis por el foro, intentando pasar desapercibida entre dos estanterías metálicas y cero clientes.

Pero el furor del barrio este mes, es la nueva peluquería, antes había dos, una más modernilla y otra en la que si entrabas y te dejabas tocar la cabeza salías con un casco de pelo, aunque tu te empeñaras en decirle que no querías laca, que no usas de eso, que es malísimo para el ozono..... Da igual, la peluquera es especialista en peinar a todo el mundo de la misma manera, da igual que tengas 20 años o que tengas 80, te deja con un casco precioso, tipo peluca Gina Lollobrigida.

El caso es que hace aproximadamente un mes, uno de los locales donde estaba en tiempos ancestrales la famosa “Peluquería Venus”, que la quitaron hace 1500 años, antes de que se empezaran a usar los tintes sin amoniaco, apareció abierto, con el mismo cartel que tenia en los años 60, pero era una nueva peluquería, o eso suponía todo el mundo, porque debajo de Venus, ponía algo en chino, no sabemos qué, a lo mejor “Tonto el que lo lea” o algo peor, a saber!. Pues nada, que tenemos otra peluquería, en teoría nueva, porque el mobiliario y todo lo que hay dentro perteneció ,en su día ,a la dueña de Venus, o sea, que solera ya tiene… y polvo, también.

El peluquero es un chico, chino, muy joven, y yo las veces que he pasado por allí, camino del gimnasio, me lo he encontrado durmiendo a pierna suelta en el sofá de la salita de espera, con todas las luces encendidas y la música a todo volumen, como un bendito. Bueno, un día lo pillé zampándose un bocadillo y no precisamente de pan de gamba, pero vamos que de clientela poca, no me veo yo a las amigas de mi abuela o a las de mi madre, entrando en esa pelu a hacerse un peinado de esos que les ponen los chinos a sus hijas llenos de pompones y lazos, (ya veréis, en las Olimpiadas de Pekín, los vamos a ver de todos los colores), pero ayer, por primera vez, había un Cliente!!!, era un chico más joven aún que el peluquero y también chino, al que le estaban haciendo unas mechas, no os podéis imaginar la impresión que me llevé, el chico, sentado de cara a la cristalera, con un gorro de natación de silicona de color azul metálico brillante y varios mechones de pelo color amarillo pollito saliendo del gorro, imaginad la cara, la suya y la mía…(el parecía un Fragel, pero no sé que cara tendría yo misma a causa de la impresión) aún lo pienso y no puedo evitar reírme, hacía años que no veía a nadie haciendo las mechas con ese procedimiento y menos a un chino, que no era muy agraciado el pobre, yo creo que el flato que tuve en el gimnasio todo el tiempo me lo provocó el gorrito.

Saludos

3 que no se callan:

Ellyllon dijo...

tíaaaaaaaa Eris!!!!
cómo eres!!!!!!

En vez de un gorrito con mechas amarillas, lo que tenías delante era un cuenco de fideos fritos reinaa!!!!! jajajajajajajajaajajajajajajajajjajajajjjaj

(ainsss. que el flato me va a dar a mí)

jajajajja

ay
ay
ay...ufff

Besicos guapa!!!
Elly

Cruela dijo...

jajjaja el estilo casco es muy de barrio... yo tenía a Maricarmen que se mosqueaba porque nada más salir de la pelu me mojaba el pelo... y me pillaba siempre porque además era vecina...
lo de los chinos es así al lado de gran vía hay unas tiendas todas de chinos pelu para chino, restaurante para chino nada que ver con los que vamos...
Hay que reconocer que las antiguas técnicas son las que valen... siempre, donde esté el gorro y el papel de albal...
Besos

jimmy dijo...

Que auténtico, la descripción me ha recordado la película " Tapas".
todo un tema de los negocios regentados por asiáticos.
salud,

Publicar un comentario | Feed



 
^

Powered by BloggerLa Cueva de Eris by UsuárioCompulsivo
original Washed Denim by Darren Delaye
Creative Commons License